1. ¿Por qué me siento culpable?

La culpabilidad es un sentimiento que nos indica que no hicimos algo correcto, este sentimiento nos empuja a pedir perdón o enmendar una situación; en estos casos este sentimiento puede llevarnos a algo constructivo.

Sin embargo cuando lo que hicimos ya no se puede remediar o nos sentimos culpables en base a que otra persona nos está manipulando, entonces este sentimiento NO es para nada constructivo.

Hay madres que utilizan el victimismo para producir lástima e inducir a que sus hijos se comporten de una forma muy determinada, por supuesto, en la mayoría de los casos este mecanismo es inconsciente.

Si tu madre utiliza está dinámica con frecuencia, la solución no reside en aleccionarla o hacérselo saber, si no más bien pasa porque tú estés muy consciente de estos juegos de poder y dominación para no caer en ellos.

Cuando tu madre intenta hacerte sentir culpable y tú entras en su «juego» se abre una brecha y desde ahí pierdes parte de tu poder personal, desde este estado debilitado es mucho más fácil influenciarte y manipularte.

Si esto te sucede a menudo, la primera pregunta que deberías hacerte es: ¿qué parte de mi se está sintiendo vulnerable ante lo que mi madre me está diciendo o haciendo? Aquí reside la clave.

2. Cómo dejar de sentirme culpable

♥ Pivotar del niño herido al adulto responsable

Cuando nos sentimos vulnerables es porque inconscientemente hemos conectado con una herida infantil no resuelta.

Conectar con la herida hace que no podamos dar una respuesta adulta.

Desde el adulto es el único lugar donde podemos poner limites firmes pero amorosos desde los cuales el respeto hacia mi y al otro se convierte en algo prioritario.

Pivotar del niño herido al adulto no es sencillo porque antes tenemos que hacernos cargo de nuestras heridas infantiles no resueltas y detrás de estas siempre hay memorias de dolor.

Pero algo hay que hacer, ¿verdad?

Para empezar, lo que puedes hacer es identificar en que situaciones te sientes des-empoderado en relación a tu madre y ver que herida es la que se activa en ese momento.

A veces lo anterior no es sencillo porque ciertas memorias están profundamente inconscientes.

Por otro lado es importante que empieces a des-apegarte del programa mental tóxico de tu madre y su discurso asociado.

Tu madre tiene su propia historia, cargas y asuntos no resueltos, desde sus historias no resueltas proyecta (sin darse cuenta) su sombra en ti.

Por este motivo es importante que dejes de identificarte con su discurso tóxico acerca de quien eres tú, porque tú no eres eso.

Aquí te dejo algunas frases que puedes decirle interiormente a tu madre cuando te sientas ofendido:

  • Dejo tus percepciones contigo, tú con tu visión y yo con la mía.
  • Dejo tus cargas contigo, tú con tu destino y yo con el mío.
  • Dejo tus problemas contigo, tú con tus asuntos y yo con los míos.

Posicionarse en el adulto conlleva hacerte 100 % responsable de tu vida y tus sentimientos, sabiendo que el cambio reside en ti.

Desde el adulto tendrás la fuerza y sabiduría para poder sostener y cuidar a tu parte más vulnerable.

Recordarte que en mi curso Madre Detox te enseño las claves para armonizar ( en tu interior) la relación con tu madre.

En tu caso,

¿te sientes culpable a menudo?

Te invito a que reflexiones sobre ello.

Un abrazo y hasta la próxima.

Virginia

6 comentarios en “Mi madre me hace sentir culpable”

  1. Es verdad Virginia como nos influye en nuestra vida de grande el hecho de la culpa y que difícil es poder manejar la. Yo tuve una relación muy toxica con mi madre siempre me hacia sentir culpable de todo incluso de cosas que pasaron antes de que yo naciera, crecí en mundo de sumisión y miedo y eso me marca hasta el día de hoy. Cuando cumplí la mayoría de edad me fui de mi casa y desde ese momento ella no quiso saber nada más de mi, aprendí con los años y con mucho dolor que era lo mejor ya que yo no podía cambiarla y yo no podía seguir en esa situación. Agradezco tus palabras en este bloc lo explicas con palabras tan sencillas que me hacen entender muchas cosas de este proceso. un abrazo desde Uruguay, Saludos Alicia

  2. Hola Virginia, mi madre es tóxica desde q tengo uso de razón. De niña siempre estuve dominada y atemorizada por ella, de adolescente siempre fui la culpable de todo aún sin saber qué había hecho mal. Ahora, después de unos años sin hablar con ella, ha vuelto a las andadas. En estos años he podido aprender y mejorar mi autoestima. Ahora sé diferenciar cuando su comportamiento es nocivo y me sorprende cuando busca mi furia y no la encuentra. Me da pena. Cada día me fortalezco al ver q me distancio mas y mas de su toxicidad. Me hace bien leerte, das en el clavo en todo. Enhorabuena, eres una gran profesional. Saludos desde Mallorca.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Alicia, agradezco tu feedback. Se siente en tus palabras que has realizado un gran trabajo personal, enhorabuena. Saludos.

  3. Elisabeth

    Es un artículo breve pero das en el clavo. Voy a pensar en los consejos que das para empoderarme como adulta en la relación, pese a que como mencionas es posible que la raíz venga de recuerdos muy profundos. Mi madre nunca estimula nuestra relación porque por sus propias inseguridades siempre está acomplejada de molestar, y me hace sentir (por hechos y por palabra) que la responsabilidad de todo contacto y vínculo entre nosotras es mía, y la carencia de lo mismo también. Yo soy quien la descuida, quien la ignora, quien la malquiere. Y mientras tanto nunca tengo (ni he tenido) un pilar materno en ningun momento importante de mi vida. Pero aún así la culpa me consume tanto que a veces involuntariamente me gustaría que ella dejara de existir para que la culpa constante se desvaneciera con ella.

  4. Hola , me ha gustado tu blog, en mi caso me pasa eso, me siento culpable de tener que tener al margen a mi madre, ella vive con mi esposo y yo, pero critica casi todo, me rechaza los alimentos que le compro, para ella todo está mal y la hace sentir mal, si en caso con mi esposo tenemos que tomar una decisión ella si se da cuenta trata de intervenir y dar su opinión en un tono de desacuerdo, por ejemplo si deseamos mudarnos ella empieza a sacar todos los contras, pero nunca lo positivo. Me siento culpable y con temor que el día que falte la conciencia me martille, pero también entiendo que es una persona muy difícil y hasta cierto punto entrometida en mi matrimonio, aparte de siempre querer llevar la contraria en las reglas de casa, por ejemplo el orden y limpieza acumula todo lo que pueda y a ella al parecer no le importa que sea yo que pase limpiando día y noche aun después de llegar de trabajar, me siento muy desesperada, quisiera que se mudara pero soy la única hija que tiene. Algún consejo???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba