El síndrome de la muñeca de papel
¿Eres de lo que tropiezan 1000 veces en la misma piedra?
¿Te cuesta aprender de las experiencias propias y ajenas?
¿Hay alguna área en tu vida en la que hagas lo que hagas siempre te va mal?

Si has contestado que SI a alguna de estas preguntas, este post te interesa y mucho.

Círculo vicioso
El síndrome de la muñeca de papel consiste en estar atrapado en un círculo vicioso experimentando situaciones que se repiten una y otra vez.

1) ¿En que consiste este síndrome?

El síndrome de la muñeca de papel debe su nombre a las figuras de papel en hilera que resultan todas iguales porque han sido recortadas a partir de un mismo patrón.

Al igual que la muñeca que se repite, muchas circunstancias o personas indeseadas acaban apareciendo de forma reiterada en nuestras vidas como si se tratara de un embrujo o un mal karma del cual nos es imposible escapar. Es como si fuéramos un hámster dando vueltas en una espiral de la que no podemos o no sabemos salir.

Estas situaciones de las que no podemos salir se convierten en un círculo vicioso que se refuerza y perpetua a lo largo de los años.

La mayoría de las personas que acuden a consulta no saben salir de un hecho que siempre se repite en un área o varias áreas de su vida. En sus vidas suena una y otra vez la misma canción.

Ejemplo de ello sería la mujer dependiente que siempre se siente atraída por el mismo perfil de hombres, el adolescente al que le hacen buillying en todos los colegios, el hombre que siempre acaba teniendo conflictos con sus superiores en todos los trabajos, o aquella persona que no es capaz de salir de las drogas después de haberse rehabilitado.

Da igual los esfuerzos que hagan estas personas por salir de estas circunstancias repetitivas; el pasado siempre está acechando a la vuelta de la esquina.

2) Una salida es posible

Acabar con el síndrome de la muñeca de papel es posible si nos adentramos en comprender los motivos inconscientes que nos llevan a atraer el mismo tipo de situaciones, personas y contextos.

La causa se encuentra en creencias muy arraigadas derivadas de sucesos que hemos experimentado en un pasado tal vez muy remoto y que nos han dejado huella. De esta forma estas huellas o improntas hacen que experimentemos y veamos la vida desde un ángulo muy reducido y nos cerremos a la posibilidad de ver el mundo y experimentar nuestra realidad desde otras perspectivas más beneficiosas y enriquecedoras.

Experiencias de dolor o traumáticas hacen que nos quedemos estancos en determinadas áreas de nuestras vidas y por mucho que nuestro deseo consciente sea el de cambiar y evolucionar, el inconsciente manda en estos casos.

El consciente es dinámico pero el inconsciente es fijo y se aferra a ideas inamovibles con el fin de preservar y garantizar nuestra supervivencia. Por eso seguimos con determinadas actitudes y hábitos caducos que en un momento de la vida, cuando éramos pequeños nos ayudaron a sobrevivir pero que ahora son actitudes caducas que además nos hacen daño y nos mantienen en nuestra zona de confort.

Comprender porque siempre nos sucede lo mismo no es sencillo, no queda más remedio que meternos en terrenos del inconsciente, ese lugar al que precisamente no se deseamos acceder para no abrir las viejas heridas que no han cicatrizado. Pero no queda más remedio que conectar con el para precisamente hacer consciente la información soterrada.

Cuando se toma consciencia se produce un gran avance, pero esto es condición necesaria aunque no suficiente. Si por ejemplo deseas abandonar un determinado hábito como comer comida basura, no basta sola con tomar consciencia real de que estás perjudicando a tu cuerpo si no que además tienes que pasar a la acción y generar otro tipo de hábitos los cuales tendrás que ser reiterar en el tiempo.

3) Pasos para salir del círculo vicioso y trascender este síndrome

1. Toma de conciencia del patrón que te limita

2. Diseñar nuevos patrones

3. Reiterar en los nuevos patrones

Es muy importante el punto 3.

Cambiar de golpe una acción que llevamos haciendo toda la vida es muy difícil. Cambiar es un proceso gradual que requiere de intención y atención constantes.

Hay que estar alerta para no caer en las viejas formas de pensar, sentir y actuar.

A veces uno mismo puede hacer este proceso por si solo pero muchas veces no es sencillo y necesitamos la ayuda de un profesional que desde una visión más objetiva pueda ver rápidamente lo que nosotros no somos capaces de ver, ya que cuando nos encontramos ante situaciones que se repiten estamos ciegos, sordos, mudos y paralizados ante esas circunstancias.

Desde aquí te ánimo a que descubras las motivos inconscientes que hacen que te sientas paralizado en alguna o algunas áreas de tu vida.

Este descubrumiento supone un antes y un después.

Crear una nueva visión y formas de hacer las cosas suponen el cambio definitivo.

7 comentarios en “El síndrome de la muñeca de papel”

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Bertha. Podrías escribir en una hoja cuales fueron los motivos que te llevaron a dejar cada uno de tus trabajos para después analizar si hay algún patrón que se repite, este ejercicio puede darte alguna pista. Saludos cordiales.

  1. Estoy divorciada hace muchos años, ahora estoy en una relación de noviazgo. Soy una mujer adulta pero en el amor parezco adolescente …Siento celos y posesión, me desconozco, hago terapia pero no logro aumentar mi autoestima y mi relación con él cuando no lo veo me tortura: he dejado d hacer muchas cosas, algo cambio en mi y estoy infeliz de nuevo. Es la segunda vez en mi vida que me enamoro,de eso estoy segura, que puedo hacer? Me desespera esta situación.

  2. Hola, sabe mi esposo me dejó porque dijo que estaba cansada de mi actitud. Soy posesiva,le reviso teléfono, computadora, todo y eso lo cansó porque dijo que vivía presionado y que no puede seguir así.

    1. Virginia de la Iglesia

      Sería interesante Iliana que te plantearás el motivo real que hay debajo de tanta desconfianza hacia tu pareja para que puedas sentirte con más confianza en un futuro en tus relaciones y por tanto no tener la necesidad de chequear que hace tu pareja. Lo importante es que aprendas de esta experiencia para cambiar tu actitud y no volver a repetir situaciones similares. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba