Una familia es tóxica cuando la mayor parte de sus integrantes se mantienen en patrones de abuso, discriminación, conflicto, distanciamiento emocional, violencia verbal y manipulación.
En definitiva, una familia es tóxica cuando reina el conflicto y la separación y no el bien común de todos los miembros que la integran.

EL INTEGRANTE NO TÓXICO

Pero es curioso que en algunas familias tóxicas se suele dar que uno de los miembros no cumple con este perfil de alta toxicidad, es fácil distinguirle:

  • Se siente como un bicho raro dentro de su sistema familiar
  • Su función es de chivo expiatorio: en él van a parar todas las culpas y emociones negativas reprimidas del núcleo familiar
  • Se rebela a menudo ante sus circunstancias familiares
  • Buscará fervientemente liberarse del yugo familiar

El integrante no tóxico siente que vive una situación tremendamente injusta que no llega a comprender del todo, se percibe aislado, poco comprendido y no se ve como parte de su familia, eso le hace sentir en su interior un profundo desarraigo y una importante falta de apoyo.

Si este es tu caso, pasarás por varias etapas antes de romper los nocivos lazos que te unen a tu familia de origen en pos de encontrar tus raíces en ti mismo.

De niño reinará el victimismo y la resignación con pensamientos como “es donde me ha tocado estar y poco se puede hacer” para pasar más adelante cuando te vas haciendo más mayor a reiterados accesos de rebeldía y cólera mezclados con dosis de tristeza y desesperación; esto no hace más que empeorar las cosas y echar más leña al fuego porque el primer paso para salir de una familia tóxica es aceptar que por algún motivo que ahora desconoces tu familia por muy nociva que sea es la mejor para ti y tu desarrollo pues ella es el caldo de cultivo para transformarte en lo que realmente eres.

Realmente es difícil salir de una familia tóxica porque a lo largo de los años y sin quererlo te van atrapando muchos de sus patrones y actitudes y el alto grado de toxicidad generado por ella puede hacer que la persona que intenta salir de ese nocivo vínculo se encuentre realmente exhausta, con falta de apoyo y absolutamente desesperanzada.

UNA SALIDA ES POSIBLE

El mensaje que deseo trasmitir aquí es que ¡ se puede salir de una familia tóxica para siempre!!

Y cuando digo salir no solo me refiero a emanciparse, adoptar otros padres, irse a vivir al otro lado del mundo o restringir todo tipo de comunicación con ellos, no se trata de eso. El objetivo no es evitar físicamente a la familia, sino transcenderla y para eso hay que aprender a poner distancia emocional, hay que aprender a estar pero sin estar, relacionarte con tu familia pero sin que esta “te toque”. Y esto lógicamente no pasa de la noche a la mañana sino que es necesario un proceso consciente de querer sentirte libre de apegos y cargas que llevas a tus espaldas y ¡que no te corresponden!!

Siempre digo que la familia de origen no te define en tu totalidad, sino que es el soporte o trampolín desde el cual te impulsas, en este sentido existen diferentes tipos de padres pero si tenemos en cuenta esta perspectiva más ampliada todos los padres son buenos. Ahora bien que sean tu plataforma de soporte e impulso inicial no significa que tengas que llevar a cuestas todas sus cargas y formas de ver la vida, precisamente el verdadero impulso llega cuando te liberas de todas estas formas caducas.

TRANSCENDER LA FAMILIA DE ORIGEN

Todos estos defectos o patrones heredados están ahí para que puedas mirarlos, comprenderlos y transcenderlos, no cabrearte contra ellos, simplemente por el hecho de que cuanto más te revelas más sufres y más te mantienes sin saberlo en el ambiente de toxicidad familiar. Rebelarse es muy normal y comprensible pero a la larga no es la mejor alternativa.

Para desengancharte e iniciar un proceso de “desintoxicación” primero necesitas (si todavía no la tienes) una emancipación física, respirar otro ambiente para tener más perspectiva y relajación, pero no olvides que todo lo heredado se mudará contigo, así que el verdadero desapego no es físico sino psicológico y emocional y este llega un poquito más tarde.

Claro que este proceso no es fácil y antes tendrás que cuestionarte que aspectos de la relación con tus padres te superan, te atormentan o no te dejan vivir en calma, esto te dará la pista inicial y principal de las temáticas que continúan bloqueando tu vida en el presente.

Si realmente deseas reconciliar dentro de ti a tu familia “externa” para crear una “familia interna” bien sólida y cimentada tienes que tener muy claros una serie de pasos que definen un trabajo de transformación interna donde en todo momento tiene que estar presente la comprensión y el perdón derivado de ella.

Estos cinco pasos son:

  1. Abandonar el deseo de cambiar a tus padres
  2. Detectar patrones familiares
  3. Transcender los patrones heredados
  4. Sanar las heridas
  5. Activar a tus padres amorosos

Detectar estos patrones no es tarea sencilla porque has estado durante mucho tiempo y aun estás fuertemente apegado a ellos, es muy probable o al menos recomendable que necesites la ayuda de un profesional objetivo para conocerlos con profundidad.

Si tienes una madre negativa es probable que te veas de forma negativa y si tienes un padre castigador que te limita es muy probable que te sientas insuficiente en todo.

Trasformar estos aspectos es lo que te permitirá integrar dentro de ti a todo tu sistema familiar pero en su vertiente más positiva.

ACTIVANDO TUS PADRES AMOROSOS

family design over white  background vector illustrationDesapegarte para encontrar la ansiada individualidad pasa por integrar y activar dentro de ti los arquetipos de padre y madre internos, es decir, convertirte en tus padres amorosos desde el adulto que ahora eres.

Un arquetipo es el patrón que representa las cualidades ideales, en este caso se trata de cultivar las cualidades del padre y la madre ideales en ti. Y esto significa empezar a tratarte de la misma forma en que lo harían unos padres amorosos.

Si la mamá representa el amor, el cariño, la ternura y la protección tendrás que empezar a cultivar esas cualidades en ti para refugiarte y apoyarte cuando así lo necesites en tu madre amorosa interna.

El papa representa el orden, la disciplina, el impulso y también tendrás que cultivar estas cualidades del padre amoroso para dirigirte con paso firme en la vida y no sentirte abusado.

Iniciar este proceso de INDIVIDUACIÓN es iniciar un proceso de SANACIÓN con mayúsculas y bien merece la pena dirigirse hacia ahí porque nuestra salud, paz y tranquilidad están por encima de cualquier lazo por muy estrecho que este sea.

33 comentarios en “Cómo salir de una familia tóxica”

  1. me ha gustado leer este artículo porque yo soy uno de esos chivos expiatorios de los que hablas y he conseguido, tras muchos años de terapia, liberarme. Es una situación difícil porque en tu entorno familiar no hay nadie que te apoye, pues llevas la carga de todo lo que los demás no quieren ver o transmutar. No se lo deseo a nadie, vives la soledad más cruenta que se pueda vivir, pero se supera. Tuve que dar muchas vueltas, y encontré ayuda en una psicóloga maravillosa, y volví a nacer. No creo que siempre sea posible mantener los lazos con tus familiares, en mi caso tuve que poner distancia porque era imposible levantar cabeza,, imagínate vivir el mobbing y tener que seguir yendo al trabajo donde nadie te apoya, no creo que se pueda, yo, al menos, no pude. Algunos de mis hermanos me aceptan y comprenden, otros, no, ni mi madre, pero ya no deseo explicar mas. Mi intención era ayudar a otros diciendo que es durísimo, que confíen en ellos mismos y que se puede superar. Lo que queda es la sensación de volver a vivir, ahora ya una vida auténtica, siendo tu misma. Gracias por ser de esas psicólogas que son conscientes de este tipo de problemática, no todas son así.

    1. Virginia de la Iglesia

      Me ha gustado mucho tu comentario, trasmite motivación a otras personas que puedan estar pasando por un proceso del que tú has logrado liberarte, te felicito y te doy las gracias por compartir tu experiencia.

  2. cecilia

    A lo único he llegado es a tener distancia física con todos. Todavía no estoy preparada para más. Aún sigo llorando, todavía duele y me impide incluso seguir una vida normal. Siento que todos me juzgan que a todo el mundo caigo mal. No sé. No creo que consiga tener una vida. Nunca.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Cecilia. Es importante que respetes ese dolor y que no te obliges o fuerzes si no te sientes preparada. Escucharse en estos casos es un gran acto de amor por ti. Un fuerte abrazo.

  3. Patricia

    Felicidades por tu trabajo!!
    Para mi, es el momento perfecto para leerlo, gracias de corazón!

  4. Al fallecer mi madre, mi familia me trató como un chivo expiatorio: me calumniaron, me hicieron reproches de acciones que no había realizado, me rechazaban y yo iba detrás como una tonta implorando cariñoj. Me invitan el día de Nochebuena pero me siento mal entre ellos, soy diez años mayor y aguanto por un hijo que tengo: no quiero que se quede solo. Aunque me invitan existe siempre un distanciamiento emocional, la anfitriona se muestra cortés, y otra hermana siempre me arroja puyazos que no me hacen ya ningún mal. Mi reunión con ellos ya no es motivo de alegría como lo había sido toda mi vida anterior, actuaban conmigo de manera hipócrita y yo soy bastante sincera. Solamente con mi hermano pequeño siento afinidad. Cada vez que tengo que reunirme con ellos lo paso muy mal, los sigo queriendo pero la herida producida es tan grande que no ha cicatrizado, no quiero sufrir más. Gracias por su atención.

    1. Virginia de la Iglesia

      Gracias por comentar Pilar, por lo que cuentas has optado por poner distancia (a excepción de fechas o momentos puntuales) porque es sano para ti, eso es buena señal. También sería importante darte cuenta de que recursos internos o externos dispones para aprender a estar más relajada y que no te afecte tanto cuando tengas que verlos, siempre se puede aprender en este sentido. Saludos.

  5. Pingback: Quiero salir de una familia tóxica - Psicología y Consciencia

  6. Ma.Elena

    Hola buen dia! fijate que yo vivo una relación tóxica con mi esposo, porque nunca hemos estado juntos desde que nos casamos, él siempre se va para Estados Unidos y llevo 10 anos asÍ, cuando regresa a casa, siempre nos peleamos y discutimos, yo me siento siempre con unA autoestima muy baja con él, y cuando yo estoy sola hago lo que yo quiero, tal vez porque el nunca me deja hacer lo que yo quiero, ya me cansé de esta situación y no sé que hacer, ya tomamos terapia y no funciona el sigue igual y tenemos una niña de 6 años, yo no quiero que ella vea como es su papá conmigo, ya le dije que mejor nos separaramos, pero el no quiere, siempre lo he hecho por mi hija, pero me he dado cuenta que a ella le afectará más adelante, así que le dije, que mejor se fuera a Estados Unidos otra vez y nos dejara a mi hija y a mi. AsÍ solamente mi hija y yo estaremos felices, aunque a veces ella lo extraña! y se me parte el corazón verla asi! a veces no se que hacer!

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Ma.Elena, tomes la decisión que tomes lo importante es que tú te sientas bien pues eso se lo vas a trasmitir a tu hija. Ánimo.

  7. Hola Virginia.

    He leído varias entradas tuyas sobre el tema de la familia tóxica para verificar si me encuentro en ese caso. Para mí es algo triste constatarlo. Estos últimos años lo he pasado muy mal, porque, sin querer, estoy en el paso 3 (trascender a los patrones heredados) pero sigo viviendo con mi familia y a veces «la lucha», que es la confrontación de mi familia con «nueva yo», es muy agotadora. Críticas, desplantes, ley del hielo, exclusión (que además se complica con mi alta sensibilidad) me hace sentir como el bicho raro, como si yo fuese quien provocara el desequilibrio en casa a pesar de que no quiero reaccionar siguiendo los patrones que sé que no son sanos…

    En verdad que a veces no sé que hacer… Quiero conversar, pero cuando me comunico para aclarar algo y mejorar nuestra relación, ellos dicen que estoy discutiendo siendo que no es así y cuando quiero dejar las cosas tranquilas y me retiro, dicen que yo sola me excluyo y encierro en mi cuarto… En fin, solo es una de muchas situaciones. Me desespera, me hace sentir mal y me confunde.

    Desde hace años pienso que mudarme sería lo mejor, pero no quiero irme sin estar bien con mis padres y porque, de alguna manera, tengo miedo de no poder manejar mi vida de manera independiente (tengo cierta disposición a la depresión) y que, si tengo que regresar a casa, la situación y la relación sea mucho peor que la actual… Sé que si salgo, no podré volver… Eso me detiene.

    Ojalá pudiese valorarme más para poder tomar la decisión, por que, al final, ellos no cambiarán y yo quiero vivir mejor, sentirme mejor…

    Si pudieses darme algún consejo o comentario, estaría muy agradecida.

    Gracias por tu página y por leerme.
    Besos para tí.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Louce. El trabajo de reconciliación con tus padres puedes hacerlo en el momento en que tú lo decidas, no es estrictamente necesario que tengas que vivir junto con ellos para reconciliarte, es más desde el espacio que genera la distancia te vas a sentir con más fuerza y perspectiva para poder hacerlo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba