En este post voy a hablar sobre la buena y la mala ayuda en las relaciones.

En concreto te explicaré los motivos por los cuales ayudar de forma indiscriminada puede ser contraproducente.

Normalmente cuando hablamos de ayuda pensamos que esta siempre es buena.

La realidad es que no siempre es así.

No siempre es lícito ayudar a todo el mundo y en todas las circunstancias.

La ayuda puede ser mala según el origen de la misma y puede ser interpretada como una intromisión cuando no nos la han pedido.

No quiero que se me malinterprete, no quiero decir que ayudar sea malo, ni mucho menos, ayudar desde un estado de plenitud y consciencia es una gran forma de evolucionar.

De lo que hablo aquí es de que la ayuda indiscriminada no siempre es buena.

La ayuda está relacionada con el equilibrio entre el dar y recibir, por este motivo es importante tomar consciencia desde donde estamos dando o ayudando con el fin de no sentirnos abusados o con sentimiento de vacío.

A continuación te voy a poner ejemplos concretos relacionados con la buena y mala ayuda.

Ejemplos de una mala ayuda

  1. Ayudar al otro desde nuestras carencias, como pueden ser: no saber decir que no, dificultad para poner limites, necesidad de complacer…
  2. Dar desde un estado de extenuación y saturación, si no tienes energía para ti, qué calidad de ayuda puedes ofrecer a otros?
  3. Decir siempre que sí de forma indiscriminada sin valorar si realmente queremos y tenemos tiempo de ayudar.
  4. No valorar si lo que nos están pidiendo es justo o razonable.
  5. Extralimitarse o asumir problemas de otros que no nos corresponden.
  6. Dar con el objetivo o expectativa de recibir algo a cambio.

Ejemplos de una buena ayuda

Ahora voy a explicar lo que sería una buena ayuda.

La buena ayuda es aquella en la que la persona se siente libre y no condicionada por el otro (o sus propias carencias) en su decisión de ayudar.

Este tipo de ayuda se caracteriza por:

  1. Ayudar desde un estado de plenitud.
  2. Ayudar sin esperar recibir algo a cambio.
  3. Ayudar sin sobreimplicarse.
  4. Ayudar desde la mejor disposición posible pero sin apegarse a los resultados derivados de esa ayuda.

Si te ha gustado esta temática y quieres que haga otro post donde profundice en ella házmelo saber en los comentarios.

9 comentarios en “La buena y la mala ayuda en las relaciones”

  1. Mi hermana y mi madre , me hacían la vida a cuadritos cuando estaba criando a mis hijos sola y en un ambiente tóxico por lo tóxica que es mi madre. Resulta que mi cuñado la dejo y se llevó los niños con el y ahora que la veo llorar y estar desesperada ( como lo estuve yo) le ofrecí ayuda , asta discuti muy fuerte con mi madre .que hicieron mi hermana como si nada al otro día carne y uña con mi madre y yo angustiada por alguien que sólo quiere la ayuda a su manipulación .nunca más por mi …. que el karma se encargue .esto pasó en estos días y al leer esto mas tranquila me quedo saludos gracias

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Carla, es importante recordar que la felicidad y bienestar de nuestros padres les corresponde a ellos y no a los hijos, de lo contrario los hijos asumen cargas que no les corresponden y generan conflicto, gracias por compartir tu experiencia, un saludo.

      1. Cómo me identifico con lo que acaba de comentar Carla. Mi madre también se aprovechó de mi en ocasiones de vulnerabilidad ofreciendo ayuda al precio más caro de todos, que en mi opinión es manipularme a mi y a mis hijos. De esto hace unos 3 años y aún me parece muy dificil incluso verla en eventos familiares, etc. Me distancié de ella emocionalmente y aún intenta «dejarme mal» cuando le surge la oportunidad de cara a mis hermanos y otros familiares. Muchas gracias por tus publicaciones Virginia

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Lissy, gracias por tu feedback. Ayudar desde la plenitud es ayudar desde un estado libre de carencias. Las carencias nos pueden condicionar a actuar desconectados de nosotros mismos, ejemplos de lo anterior serían cuando ayudamos para sentirnos útiles o con la expectativa de que el otro nos responda de la misma forma cuando le necesitemos. Un saludo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba