boomerang

Ley de Causa y Efecto: Trasciende tu Karma

Poderosa ley del equilibrio

Lo que llamamos karma está estrechamente relacionado con la ley universal e inexorable de causa y efecto, es decir, lo que yo realizo ahora va a tener consecuencias a posteriori, claro que esta ley no se rige por unos parámetros precisos, perfectamente medibles, a veces ocurre que realizamos una determinada acción y no notamos sus consecuencias hasta que ha transcurrido un tiempo considerable.

El hecho de que las consecuencias no sean perceptibles de forma inmediata puede hacer que nos olvidemos de las causas que han generado esas consecuencias y aun haciendo una mirada retrospectiva puede que no alcancemos a verlas.

Esta ley a la que muchos temen no trata de infundir ningún castigo, su función es enmendar causas o acciones erróneas para alcanzar la maestría en una determinada lección a través del equilibrio, de esta forma si yo he ofendido a alguien, esa persona o cualquier otra hará lo mismo conmigo para que yo pueda sencillamente aprender de mis actos.

Simplemente esto ocurre porque el Universo tiende a compensar y equilibrar todos nuestros excesos con nosotros mismos y con los demás y a veces para comprenderlo necesitamos experimentar las consecuencias de esos excesos en carne propia.

El dicho “ojo por ojo diente por diente” habla precisamente de esto, no significa que haya que vengarse y tomarse la justicia de la mano de cada uno sino que sufriremos exactamente las mismas consecuencias que hemos generado en los demás con una precisión absoluta

Eres el único creador de tus actos

Esta es una ley inexorable, es decir, no la puedes eludir pero si puedes comprenderla para fluir con ella para que no te pase factura.

Para ello puedes empezar generando nuevas causas a través de tus pensamientos que son los que te conducen a la acción.

Si generas pensamientos más armoniosos contigo mismo y con los demás te convertirás por resonancia en un imán que atraerá consecuencias positivas.

Si genero causas positivas en forma de pensamientos, emociones, acciones y palabras positivas, atraeré consecuencias positivas.

Otra forma complementaria de manejar esta ley es a través de la observación de nuestras nuestras acciones presentes para generar consecuencias más favorables, así que toca volverse pre-visores para ver con perspectiva y adelantarse a las consecuencias.

Esto significa convertirte en tu único y propio juez, de esta forma, en el momento en que veas que estas realizando una acción inarmónica que de forma inmediata o en el futuro te puede perjudicar, en ese mismo instante, reconoce el error o la falta, perdónalo y por ultimo libéralo.

De esta forma iras enmendado tus actos sobre la marcha sin la necesidad de experimentar sus consecuencias a posteriori a través del sufrimiento.

Darse cuenta es la única forma de enmendar las cosas en ipsofacto.

Si por alguna razón fallas en tu capacidad de observación  y te encuentras experimentando las consecuencias desfavorables de tus actos, recuerda que tus los has creado, así que vívelo como una experiencia más pero no entres en el sufrimiento, simplemente tenlo en cuanta para futuras ocasiones y recuerda que siempre estamos aprendiendo y evolucionando y es totalmente licito cometer errores, de hecho ahí reside nuestro libre albedrío.

Ahora tú eres tu propio juez

Pero también recuerda que ahora y debido a nuestro grado de evolución tenemos la responsabilidad de convertirnos en nuestros propios jueces.

Así que toca ampliar nuestro margen de percepción, abrirse a los sentidos para poder ver y comprender las señales que la vida constantemente nos está ofreciendo.

Los acontecimientos, las circunstancias, las emociones, el cuerpo a través de sus dolores y somatizaciones, la enfermedad y los accidentes son indicativos muy significativos de si vas en armonía con tu camino de vida.

Cuando generas causas correctas las cosas van fluidas y se te van presentando oportunidades que eres capaz de ver y aprovechar.

Cuando generas actos o causas inadecuadas para ti o para los demás pronto notarás que te llegan señales de aviso en forma de conflictos y dificultades de todo tipo.

La vida siempre es muy bondadosa y manda muchas señales de aviso en pos de evitar un mal mayor, e incluso muchos sucesos inesperados que parecen una verdadera trastada ocurren para que de forma inminente te des cuenta y enmiendes la situación para de esa forma evitar un mal mayor que está por venir.

Lo que ocurre es que muchas veces todas estas señales van pasando por alto porque nuestra capacidad para observar no está afinada y activa en ese momento.

Desde ahora decide ser libre, eligiendo en armonía para ti y todos los involucrados.

1 comentario en “Ley de Causa y Efecto: Trasciende tu Karma”

  1. Pingback: Las 7 claves ocultas del éxito - Psicología y Consciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba