Los 4 miembros que forman una familia son los 4 modelos o arquetipos básicos, ellos son:

  • El padre interno o arquetipo de la disciplina
  • La madre interna o arquetipo del amor incondicional
  • El niño interno o arquetipo de la autosuperación
  • La niña interna o arquetipo de la belleza

Pero antes de hablarte de estos arquetipos con más profundidad, vete reflexionando sobre estas preguntas….

  • ¿Eres de los que deja todo a medias?
  • ¿Te cuesta horrores materializar tus ideas?
  • ¿Empiezas con mucho entusiasmo un proyecto pero te aburres con la misma facilidad?

Los componentes de la familia interna dan respuesta a estas preguntas, ellos son el asiento de tu autoestima y creatividad y todos tienen que funcionar en armonía para que tus proyectos den los frutos deseados.

Creo que este es motivo de sobra para que quieras saber un poquito más sobre ellos…

Los pilares de tu autoestima y creatividad

Casi todos hemos oído hablar del niño interno como esa parte más genuina y espontánea que está dentro de nosotros, pues para tu información este niño no está solo, sino acompañado por toda su familia, como ha de ser.

Estas cuatro arquetipos están también presentes en forma de energía arquetipica en las diferentes fases que se van sucediendo cuando llevamos a cabo un proyecto desde su inicio hasta su culminación.

Para que la persona fluya en su vida en general y en sus proyectos creativos es importante que estos modelos estén bien integrados y que actúen como un conjunto armónico.

Lo que ocurre es que en muy raras ocasiones aprendemos de los arquetipos ideales ya que nuestros progenitores como personas humanas que son no tienen porque ajustarse de forma exacta al arquetipo o molde ideal.

Como aprendemos principalmente por imitación es muy seguro que hayamos aprendido programas en relación a estos arquetipos básicos que ahora toca revisar y cambiar por otros que se ajusten más al PATRÓN IDEAL.

La buena noticia es que de adultos podemos convertirnos en nuestro padre y madre ideales independientemente de como sean nuestros progenitores y podemos también integrar y sacar a la luz las maravillosas cualidades de nuestro niño y niña internos.

Los 4 arquetipos básicos

Para entender todo esto mucho mejor, vamos a ver el significado de cada uno de estos arquetipos y su manifestación en positivo y en negativo.

1. El Padre Interno

El padre interno es un motor que nos impulsa a movilizarnos, es el modelo que traza los objetivos y establece estructura, impulso, orden y dirección cuando iniciamos un proyecto.

  • En + = El padre amoroso

Este patrón se relaciona con la ley de causa y efecto y representa el modelo masculino y racional. Tiene que ver con aquello que proyectas al exterior, por eso este patrón valora todo lo que es útil y efectivo, se enfoca en trazarse objetivos y pone su mira en la consecución de metas.

El Padre se encarga de establecer el poder, el orden y la ley y por ende es el encargado de establecer limites, obligaciones y disciplina con el fin de proteger y enseñar un optimo autogobierno.

Utiliza todas estas habilidades para proteger, dirigir y alentar pero nunca como una imposición o castigo pues siempre explica las razones que le llevan a tomar determinadas decisiones y ademas predica con el ejemplo, es integro en su papel y termina todo lo que ha comenzado.

Un padre amoroso recompensa a sus hijos cuando han hecho algo bien y pone limites ante conductas perjudiciales, su sistema de recompensa siempre es proporcional y ejerce su poder de liderazgo de forma equilibrada buscando el beneficio de todos los implicados.

  • En – = El padre no amoroso

El arquetipo más representativo es el tirano que busca siempre imponer su propia voluntad para su propio beneficio y por eso su sistema de recompensa hacia sus hijos es arbitrario, irracional  e inconsistente por lo que no busca la justicia y el bien común.

El padre no amante tiene dificultades para empatizar y si se activa demasiado puede volverse violento. Por lo general no convence predicando con el ejemplo si no que impone y ridiculiza y puede llegar a ser muy destructivo y rígido en sus actitudes.

El extremo opuesto dentro de esta versión seria el padre pasota e inactivo.

2. La Madre Interna

La madre interna es un bálsamo que cuida, protege y regenera. Tiene que ver con tu rico mundo interior. Si el padre era la forma o estructura, la madre es el fondo pues es capaz de ver lo oculto e invisible. Si el padre actúa, la madre transforma y alimenta a sus criaturas, entendidas estas como niños o proyectos.

  • En + = La madre amorosa 

Este patrón tiene que ver con la ley de la atracción y representa lo femenino y emocional, es el arquetipo del amor incondicional.

La madre amorosa siente un profundo respeto y amor incondicional hacia si misma, se ama pase lo que pase.

La madre se encarga de la nutrición y la alimentación en todos los sentidos (afecto, cariño, ternura). Se encarga de cuidar y nutrir emocionalmente todo lo que el padre dirige y se encarga de que el proceso en si mismo sea una fuente de disfrute y satisfacción.

Nos recuerda constantemente los beneficios de nuestras acciones y elecciones por lo que es una gran fuente de retroalimentación constante.

La madre amorosa atiende las heridas de los demás, es comprensiva, presta atención, apoya y consuela. Esta en contacto con las leyes de la naturaleza y es fuente de abundancia material , vida y regeneración.

  • En – = La madre no amorosa

La madre no amorosa no se ama a si misma y por lo tanto no se cuida y no se nutre, al ignorar sus propias necesidades tampoco se da cuenta de las necesidades de los demás.

Solo se centra en el lado negativo de las cosas y adopta el papel de victima.

No presta tiempo y atención a sus hijos, es reservada , fría y distante.

Otra versión es la madre que suple las carencias emocionales entregando cosas materiales y se vuelve demasiado protectora e indulgente olvidándose de  que todo en un moderado equilibrio es lo correcto.

3. El Niño Interno

El niño interno tiene que ver con el arquetipo del héroe o el guerrero y representa la ejecución, es decir la búsqueda de herramientas y recursos para implementar nuestros sueños y abrir nuevos caminos.

  • En + = El niño amoroso

Su esencia es curiosa por naturaleza, le encanta explorar y afrontar nuevos retos para adquirir domino sobre las cosas.

Sus características son: conversador, carismático, explorador, seguro, confiado, dinámico, autosuficiente, inspirador y entusiasta.

Una cualidad muy sobresaliente en él es la autosuperación, su patrón es el de perfeccionarse constantemente y mejorarse a si mismo, lo cual es un rasgo muy positivo siempre y cuando se haga desde el juego y el disfrute (sin olvidar a la madre).

  • En – = El niño no amoroso

El niño no amante puede llegar a ser demasiado bruto y destructivo porque no tiene bien integrada la figura de autoridad y por ello se revela contra ella, no controla su fuerza y en ocasiones puede volverse violento, temerario y agresivo.

No le mueve ningún ideal superior porque su tendencia es buscar el beneficio a corto plazo y siendo fiel a este principio se vuelve egoísta y controlador.

Le faltan cualidades femeninas por lo que no tiene empatía y quiere que las cosas siempre salgan a su manera y cuando esto no ocurre así  puede llegar a la frustración y obsesión y como resultado final bloquear su creatividad.

4. La Niña interna

La niña tiene que ver con la sensibilidad  y el mundo de las sensaciones, representa el arquetipo de la bondad, armonía y belleza.

  • En + = La niña amorosa 

Entre sus características descantan: prudencia, amabilidad, intuición, diplomacia y alegría.

Es mucho mas atemperada y observadora que el niño y su inspiración proviene de lo que le dicta su intuición, comprende de forma innata la esencia de las cosas y tiene una voz interna muy poderosa.

Se guía por su fe y esta muy conectada con lo espiritual y transcendental pero no se olvida de la materia.

Cuando un proyecto se encuentra muy desarrollado, la niña es la que lo culmina poniendo la guinda en el pastel, siempre esta atenta de aquellos detalles que marcan la diferencia, es cuidadosa y comedida.

  • En – = La niña no amorosa

La niña no amorosa se siente victima y sin ningún poder personal.

Manipula a los demás para conseguir atención a través del victimismo y la queja constante.

Su objetivo es llamar siempre la atención, muchas veces cayendo en el infantilismo o ñoñeria, es caprichosa y sus estados de ánimos varían en función de la atención que le estén prestando.

Familia interna y creatividad

Como te decía mas arriba, estos cuatro modelos tienen que ver además con las cuatro fases del proceso creativo.

Cada una de estas fases requiere una energía y atención diferentes:

    PADRE INTERNO: PLANIFICACIÓN + 

    MADRE INTERNA: PREPARACIÓN + 

    NIÑO INTERNO: ACCIÓN + 

    NIÑA INTERNA: CULMINACIÓN

      ⇓

    PROCESO CREATIVO

Como has podido comprobar estos modelos están presentes y funcionan como partes de ti independientemente de tu genero y tu edad.

Conocerlos y programarlos en positivo te ayudará  a construir unos sólidos cimientos en los que se asienten tu autoestima y tu creatividad.

Si quieres saber más, te recomiendo las siguientes lecturas.

Puedes dejarme tus comentarios o dudas al hilo del post.

Comparte esta entrada:

13 comentarios en “Los miembros de la familia interna son los 4 pilares de tu autoestima”

  1. Francisco Javier

    Virginia, gracias por el artículo «los miembros d ella familia interna y los cuatro pilares de la autoestima. Me resultó de gran ayuda e iluminación. Gracias

  2. Gracias Virginia por tu articulo. Me resulto muy ilustrativo y disparador de reflexiones y preguntas.

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba