Este es un post invitado de Beatriz Blasco.

Tu propósito

proposito¿Estás justo en ese momento en el que tienes que decidir cuál es el siguiente paso a dar en tu vida?

Te estás preguntado: ¿Qué hago con mi vida?

Es una pregunta que nos podemos hacer varias a veces a lo largo de nuestra vida.

Si eres adolescente seguro que te la estás haciendo.

En este post quiero contarte cosas que tal vez nunca antes hayas leído o te hayan dicho: Tu propósito.

Aunque te suene raro:

Todos tenemos un propósito en la vida…

un don único o talento especial

para ofrecer a otros

Estás aquí para descubrir tu verdadero yo,

expresar tu talento único,

dar servicio o contribuir al mundo.

Todas y cada una de nuestras vidas tienen un sentido.

Puede que nos cueste descubrirlo a algunos. Eso no quiere decir que no tengamos un propósito.

El propósito es una dirección.

Una energía que te impulsa y te motiva a seguir hacia delante.

Tu talento para llevar a cabo tu propósito puede adquirir infinitas expresiones.

Poner tu talento a disposición de la humanidad requiere que:

  • Camines hacia a ti. Dedica tiempo a conocerte con amor y aceptación.
  • Transformes los obstáculos que te trae la vida en recursos. Es posible y tú puedes.
  • Vayas más allá de los límites aceptados. Cuestiona lo que oyes y escucha a tu corazón.
  • Arriesgues y salgas de tu zona de confort. No pierdas la cuiriosidad. Haz del miedo tu aliado, no tu enemigo.
  • Desarrolla la fluidez disciplinada. Hay que ser perseverante disfrutando del momento presente, que es lo único que tenemos.

¿Cómo encontrar tu propósito?

Nunca es tarde para empezar a caminar hacia un nuevo lugar.

Así que si estás dispuesto/a a encontrar tu propósito más profundo te sugiero la siguiente práctica como exploración interior.

Vamos con un ejercicio:

notepad-117597_1280

  1. Busca un lugar donde puedas estar tranquilo y estés a gusto.
  2. Coge papel, lápiz, colores, acuarelas, una pizarra…Todo aquello que te ayude a expresarte
  3. Respira consciente para relajarte.
  4. Ponte música suave si te ayuda a estar más tranquilo, una vela aromática… Todo aquello que te facilite entrar en un estado de relación atenta.
  5. Deja que aparezcan momentos de cuando eras pequeño/a. ¿Qué cosas te gustaban mucho? ¿Qué soñabas que serías? Simplemente deja que aparezcan momentos no busques en tu mente. Se paciente y respira profundamente, poco a poco y a tu ritmo para conectar más cuerpo y mente.
  6. Piensa en personas significativas de tu infancia. Personas o personajes a los que admirabas. ¿Qué hacía que fuesen importantes para ti? ¿Qué admirabas en esas personas? ¿Qué cosas te decían o hacían que te impactaban?. Todas esas personas o momentos te están mostrando instantes en los que seguramente te sentías auténtico/a, pleno/a.
  7. Ves apuntando todo en el papel o dibujándolo o incluso si te gusta puedes mover el cuerpo para expresar todo lo que está surgiendoç
  8. Después haz un resumen de todo lo que ha aparecido respondiendo a las siguientes preguntas:
  • ¿Qué valores han aparecido ahí? Amor, libertad, integridad, humildad, compasión, amistad, familia, paz…
  • ¿Qué tenían en común las personas o personajes que han aparecido? ¿Qué es lo que les unía? Trata de encontrar una o dos palabras que los definan para ti.
  • ¿Qué te estaban mostrando a ti?

Si tuvieras que responder a la siguiente afirmación: lo que más deseo crear en mi vida es _____________ ¿Qué dirías en cinco palabras? ¿En qué parte de tu cuerpo sientes esa intención?

Una vez hecho el ejercicio déjalo reposar unos días.

Después reflexiona todo lo que te ha ido sucediendo, ideas, pensamientos… que te hayan aparecido. Es posible que tengas más claro hacia donde quieras dirigir tus próximos pasos.

Y recuerda : lo que te dicen que es evidente a lo mejor no lo es. Permítete ser explorador de la vida y confiar en ti plenamente. Nunca estamos sólos.

Escucha tu corazón. No es una frase hecha, es una posibilidad que tienes muy interesante.

No te obsesiones con el resultado

Conectar con tu propósito es conectar con una dirección.

Es saber hacia dónde tienes que dirigir tus pasos, las acciones que realizas cada día.

No te preocupes por el resultado final, ya irás viendo lo que sucede. Hay que aprender a vivir presente cada instante y manejar las emociones para no apegarnos al resultado final.

Si te obsesionas con el final y tienes prisa por llegar puedes perderte por el camino. Buscar la inmediatez no es buena compañera de viaje.

El resultado final es la suma de tu conocimiento (que son tus aprendizajes) + tu estado.

Así que céntrate en aprender de cada paso que das en el camino y de cuidar de tu estado.

Tu estado es clave. Es la actitud ante la vida.

Busca actividades que cada día te ayuden a cuidar de tu mente y de tu cuerpo.

Parar cada día un tiempo para observarte y estar en silencio es muy recomendable para descubrir tus motivaciones, tus talentos…y sobre todo para aprender a vivir presente.

Al principio te costará, como todo, pero al final disfrutarás de ese momento.

Puedes buscarte un banco en un parque o un rincón en tu casa.

También puedes estar en silencio mientras paseas en la naturaleza.

Claves para responder a la pregunta: ¿qué hago con mi vida?

Recuerda, siempre, que todos tenemos un propósito en la vida.

Cada uno de nosotros tiene su propio espacio.

Somos seres únicos, importantes y valiosos. Merecemos lo que deseamos.

Créetelo, te lo digo de corazón.

La incertidumbre asusta, da miedo enfrentarse a la vida. Es una emoción habitual. Pero aprende a manejarla.

El miedo esta para ayudarte no para bloquearte.

No pierdas la curiosidad del niño. Es fundamental para ser creativo y buscar soluciones a los problemas o retos que la vida nos trae.

Las respuestas a las preguntas importantes emergen de la tranquilidad, de un estado donde fluye la creatividad. No desde el análisis cognitivo únicamente.

Tu intuición cuenta, y mucho.

Cambia la pregunta de ¿qué hago con mi vida? por la pregunta ¿cómo puedo contribuir al mundo?

Aquí te dejo un artículo relacionado que puede servirte para seguir profundizando en el tema: cómo encontrar tu propósito.

Si te ha gustado el post y crees que puede ayudar a otras personas comparte. Estaremos muy agradecidas.

22 comentarios en “No sé que hacer con mi vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba