Por fin, llegó la Navidad …

Dejar ir el ego es escuchar a la otra persona aún cuando no estemos de acuerdo. K. Berg

Próximamente vienen unas fechas bonitas y alegres para algunos, y melancólicas y un tanto complicadas para otros.

Sea como fuere y aunque te encuentres en esta última situación siempre puedes hacer un esfuerzo consciente para disfrutar o al menos sentirte bien durante estas fechas.

Algo muy típico de estas fechas aparte de los adornos, las luces y todas esas cosas, son las comidas y cenas familiares.

Como decía antes, para algunos estas reuniones son un grato encuentro y para otros un motivo de inquietud o malestar porque temen que puedan darse peleas o desencuentros.

Es por esto, que en este post voy a hablarte del ego y de una serie de actitudes egoicas que deberías abandonar en estos encuentros.

Las conductas egoicas

Las conductas egoicas más típicas son:

  • Cualpabilizar al otro / o a nosotros mismos
  • Reprochar / echar cosas en cara
  • Atacar / o estar a la defensiva
  • Acusar / o excusarse
  • Querer tener la razón
  • Condenar
  • Aleccionar
  • Juzgar

Todas estas conductas son dictadas por el ego o mente reactiva.

El ego y la gratificación inmediata

Al ego le encanta querer tener siempre la razón y quedar por encima y se vale de estas y otras artimañas para salirse con la suya.

Todas esas conductas aparecen de una forma reactiva y automática, es por eso que la mayoría de las veces es difícil dejarlas a un lado.

Por este motivo, lo que te voy a proponer aquí es un ejercicio de auto-observación, ya que cada vez que nos observamos estamos ampliando nuestra perspectiva, y no solo eso, sino que además tenemos una mayor capacidad para autorregularnos emocionalmente. Esto ocurre simplemente por el hecho de qué estamos siendo mucho más conscientes de todos nuestros procesos internos (emociones, sensaciones, pensamientos y estados de ánimo).

Por eso es tan fundamental observarnos.

Sin observación, no hay posibilidad de auto-gestión emocional.

También tienes que saber que a veces abandonar ciertas actitudes cuesta mucho y eso se debe a que el ego se gratifica emitiendo estas conductas.

El mecanismo es el siguiente:

A corto plazo estas conductas egoicas nos producen un chispazo de energía, es decir momentáneamente nos hacen sentir bien; es como cuando estamos a dieta y de repente nos damos un atracón de chocolate, momentáneamente eso nos hace sentir muy bien, como si se produjera un gran estallido de luz en nuestro interior, pero la cruda realidad es que a medio y largo plazo viene la culpa y el malestar, entonces la historia se torna bastante diferente.

Con este tipo de conductas ocurre exactamente lo mismo que con el atracón de chocolate, al principio sentimos un chispazo de luz, de energía, pero a medio y largo plazo este tipo de conductas nos des-vitalizan y nos hacen salir fuera de nuestro centro.

Cómo salir del ego

Ahora vamos a volver a todas las conductas reactivas que te he nombrado más arriba y que seguro conoces bien.

Como estas conductas pertenecen al ego o mente reactiva, lo que tienes que hacer es que cuando te descubras en alguna de estas actitudes la dejes a un lado, la abandones.

¿Y eso cómo se hace?

Más bien se trata de no hacer.

Se trata de dejar a un lado.

Dejar a un lado es el paso inicial para no seguir re-forzando este tipo de conductas.

Cuando te pilles con las manos en la masa, perdónate y suelta esa conducta, así la estarás corrigiendo en el acto.

Para ayudarte en este proceso es importante es que te des espacio y reflexiones si determinadas conductas reactivas te van a hacer sentir bien a medio y largo plazo.

Al principio te costará pero con práctica y observándote podrás ir avanzando, pues al final el observarse a uno mismo es entrenable.

A continuación te dejo un enlace a un vídeo en mi canal de youtube dónde te explico con más detenimiento cada una de estas actitudes egoicas e inconscientes, las cuales hay que tener muy en cuenta en estas fechas para que el encuentro con tus padres o determinados familiares o amigos no se convierta en una situación agridulce.

Te deseo lo mejor en estas fiestas y ahora más que nunca velemos por tener la fiesta en paz.

Un abrazo y bendiciones.

5 comentarios en “Como evitar el conflicto en las cenas familiares estas navidades”

  1. Muchísimas gracias Virginia! Este artículo seguro que evitará muchos conflictos en estas fiestas! En mi caso, suelo estar en el lado que «recibe» este tipo de conductas, tendrías algún consejo para no sentirme mal, por favor?

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola María,

      Lo más importante es que te mantengas en tu centro, intentando no entrar al trapo como vulgarmente se dice.

      Auto-observarte, respirar, y darte espacio para oxigenarte (sí así lo necesitas) te permitirá estar más centrada y más consciente de tus emociones para desde ahí poder gestionarlas.

      Algo que puedes hacer antes del encuentro es programarte o darte una orden en positivo, por ejemplo te puedes decir la siguiente premisa a modo de mantra: » La paz y el bienestar es mi prioridad en esta cena y todo lo demás lo dejo a un lado» o » cualquier ofensa por parte de los demás tiene que ver con ellos y no conmigo, así que no me identifico y lo dejo con ellos».

      Gracias por compartir.

      Virginia.

  2. Hola Virginia. Gracias por tu (como siempre útil) post. Aunque debo reconocer que me sorprende ver algunas de las actitudes que describes como egoicas…
    Culpabilizar, Reprochar, Atacar, Acusar… ok
    Pero «Querer tener la razón». Por qué es egoico?
    Yo creo que cuando actúas de forma razonada, cuando puedes justificar el por qué de tus actos, es inevitable no «querer tener razón». Y me consta que hay tantas «razones» como «puntos de vista» y personas, pero querer tener razón implica pretender que el otro haga el esfuerzo de comprender tu punto de vista. Cosa que por otro lado debes hacer tú también claro!
    En fin, buenas fiestas! 🙂

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Agata,

      Gracias por tu aportación.

      Exponer razonadamente nuestros puntos de vista es útil y constructivo pero imponerlos no lo es tanto; en el post me refiero a este último caso, a situaciones especificas en las que la otra parte no está abierta a escuchar, entender o razonar aferrándose demasiado a su visión, si en este punto seguimos insistiendo en aportar nuestra visión nos desgastaremos…. y muy probablemente acabemos en conflicto.

      Que tengas feliz salida y entrada de año, y que se cumpla todo aquello que más feliz te haga.

      Virginia

      1. sí… eso puedo entenderlo perfectamente! Tengo mucha práctica en intentar razonar con gente que no escucha y sólo quiere imponerse. 🙁

        Feliz año nuevo a ti también! Mucho éxito y no dejes de mandarnos tus posts!

        Yo a este 2017 sólo le pido salud, que el resto ya «me lo curro» yo! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba