Reto 7: Profundiza en ti para ser tú mismo

HoLa de nuevo,

Hoy te traigo el último de los retos, en el te voy hablar de la importancia de ir hacia dentro para potenciar el amor y cuidado hacia ti mismo.

Hacia dentro es un punto de referencia.

Un eje estable que te permite moverte en todas las direcciones.

Hacia dentro es ir a tu interior para desempeñarte en el mundo exterior en base a quien eres.

Ir hacia dentro es un viaje a tu centro de poder donde puedes encontrar dirección, guía, coherencia personal, fuerza, estabilidad, claridad, consistencia y criterio propio.

Este eje tienes que fortalecerlo y acercarte consciente y deliberadamente cuando sientas que te has alejado de el.

Existen múltiples vías para ir hacia dentro.

La meditación es la más universal.

Meditar significa estar en el medio, en tu centro.

Meditar te permite descubrirte, conocerte y poco a poco ir soltando todo lo superfluo.

La meditación te permite estar en el ser para desde este lugar observar todas las jugarretas que te juega tu traviesa mente.

La mente es caprichosa y hace que constantemente estés saltando de un deseo efímero a otro generando insatisfacción y dispersión a cada paso.

La mente te hace estar en tu superficie, no en lo profundo de quien eres.

Una de las funciones más importantes de la mente es resolver problemas y para esto deberías de utilizarla.

Pero si estás demasiado identificada con ella entonces todo se vuelve un problema.

Pero cuando vas hacia dentro, los fantasmas creados por la mente se desvanecen y puedes verte y ver con claridad.

Existen muchas formas de meditar.

Puedes meditar paseando, contemplando, escribiendo, dibujando, bailando, hablando e incluso en movimiento.

Cualquier cosa que hagas de forma total, implicando todo tu ser, es una forma de meditación.

En esta ocasión te voy a compartir un ejercicio que te va a permitir potenciar tu observador externo.

Se trata de que en el día de hoy, o en el que tú elijas, observes tus pensamientos y los etiquetes en base a estas categorías:

  • Pensamientos negativos.
  • Pensamientos innecesarios.
  • Pensamientos funcionales o necesarios.
  • Pensamientos obsesivos.

Te explico con más detenimiento:

Si estás un pensamiento recurrente, lo etiquetas como pensamiento obsesivo.

Si tienes un pensamiento que te hace sentir mal, lo etiquetas como pensamiento negativo.

Si tienes un pensamiento que te recuerda algo importante, como tengo que llamar a mi madre por su cumple, lo etiquetas como pensamiento funcional.

Pero ojo! si este pensamiento funcional se repite constantemente a lo largo del día (y encima no llamas a tu madre), se convertirá en un pensamiento innecesario.

Este simple ejercicio te ayudará a potenciar tu observador externo para tomar distancia de tus pensamientos y poco a poco si eres constante con este ejercicio en el tiempo, sentirte más des-identificado de tu mente.

Y ahora sí que sí, acabas de finalizar el reto de 7 días del self care.

Bieeeennnn!!!

Así que date la enhorabuena. 

Me encanta poder concluir este reto contigo.

Te mando un fuerte abrazo,

Virginia

Ir arriba