Reto 6: La clave para tomar decisiones alineadas contigo

Hola,

Ya estás en la recta final…

y es que te queda muy poquito para terminar mi propuesta de 7 días de auto cuidado.

Hoy te traigo el reto número 6.

En esta ocasión te hablaré de lo que me ayuda cuando tengo que decidir entre varias opciones que me pueden resultar interesantes.

Decidir entre dos opciones interesantes casi nunca es fácil.

Solo unos pocos osados que viven la vida con coraje son claros y rápidos en su toma de decisiones.

A muchos nos toca aprender en este sentido.

Y es que en la vida estamos constantemente eligiendo, así que lo mejor es entrenarse para tomar decisiones que nos hagan sentir felices y en paz.

Eso que consideramos karma tiene mucho que ver con las decisiones que tomamos a cada paso.

A un nivel global o espiritual considero que no existen malas decisiones, pues todas y cada una de ellas conllevan un aprendizaje.

Pero lo que es claro es que algunas decisiones nos pueden ser más favorables que otras.

Una decisión favorable es la que se realiza desde tu ser.

Ante dos posibilidades, la mejor opción es la que te hace sentir con más calma y paz interior.

Para tomar decisiones alineadas con tu ser y propósito vital hay que tener en cuenta aspectos que hemos visto en otros retos: parar, escucharse y actuar en concordancia con lo que necesitas en este momento.

Es muy fácil atascarnos en nuestras decisiones cuando nos dejamos influenciar por opiniones externas.

También nos podemos quedar bloqueados en la toma de decisiones si nuestra parte mental (más astuta y egoísta que nuestro corazón) es la que siempre lleva la voz cantante.

Y no es que no haya que pensar, pero es importante que haya un equilibrio mente-corazón.

Hay personas que desde un lado muy racional se quedan analizando y repasando una y otra vez los pros y contras y tras vueltas incesantes no llegan a ninguna conclusión.

Lo anterior genera división y ansiedad porque se quiere todo a la vez y no es posible.

Lo mejor en estos casos es no forzar y darte un espacio para que por si sola empiece a aflorar la mejor de las opciones para ti.

En mi caso cuando me he dado este espacio he podido ver con mayor claridad.

De forma paralela se han producido movimientos en el exterior a favor de una de las opciones, como si la vida y los acontecimientos empezaran a moverse en esa dirección.

En cualquier caso, lo importante es relajarse y decidir (aunque te equivoques) para no quedarte atascado en una eterna parálisis.

A continuación te voy a compartir un ejercicio que realizo con mi pacientes cuando se sienten atascados en el proceso de elegir entre dos opciones.

El ejercicio se llama «proyección en el tiempo».

Se trata de un ejercicio muy sencillo donde solo tienes que visualizar o imaginar, que para el caso es lo mismo 🙂

A continuación te describo los pasos:

  1. Primero, cierra los ojos y realiza tres respiraciones suaves, profundas y conectadas para disminuir tu actividad mental y conectar con tu interior.
  2. Después visualizate eligiendo y llevando a cabo la primera de tus opciones, vete un año hacia delante en el tiempo y visualiza como es tu vida: observa que haces, con quien estás y que sucede a tu alrededor. ¿Cómo te sientes en esta primera visualización?
  3. Ahora visualizate eligiendo tu segunda opción, proyectate un año más delante y visualiza como es tu vida en base a esta elección: observa lo que haces, con quien estás y que sucede a tu alrededor. ¿Cómo te sientes en esta segunda visualización?

En base a como te has sentido en cada una de las visualizaciones saca tus propias conclusiones.

Esto es todo por ahora.

Pronto llegará el reto 7

Un abrazo,

Virginia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba