síndrome madre ausente
El síndrome de la madre ausente consiste en percibir a nuestra madre como negativa, fría, distante e inaccesible.

Muchos de nuestros conflictos o dificultades tienen que ver con como es la relación con nuestra madre.

La madre a nivel psicológico representa lo femenino, el sustento, la nutrición y el amor incondicional.

Aunque todos tenemos un concepto de como es una madre ideal, lo cierto es que existen distintos tipos de madres, algunas mas cálidas y otras mas frías y distantes que pueden distar mucho del modelo amoroso ideal.

Si percibimos a nuestra madre como fría o inaccesible, en definitiva, si no tenemos un concepto positivo nos fallará un pilar fundamental en nuestra vida, en el sentido de que nos faltará un modelo o referente correcto o adecuado para aprender a manifestar el amor incondicional hacia nosotros mismos, y cuando falla este pilar todo lo demás se tambalea.

En definitiva, nuestra relación con la madre está estrechamente vinculada al amor que nos procesamos a nosotros mismos.

Algunos conflictos derivados de la relación con nuestra madre son:

  • Problemas con la alimentación
  • Incapacidad para disfrutar de los pequeños placeres
  • Conductas arriesgadas, poco saludables y falta de cuidado
  • Falta de autoestima y autorrechazo
  • Falta de automotivación
  • Dependencia afectiva
  • Problemas relacionados con la sexualidad

Activando tu madre amorosa

El pasado no se puede cambiar pero si se puede ordenar y reetructurar.

Cuando el pasado se alumbra y se ordena, el pasado cambia y tu presente también.

De adultos e independientemente de la edad que tengamos seguimos arrastrando un concepto infantil de lo que nuestra madre física significa para nosotros. Y es precisamente de adultos cuando tenemos la responsabilidad de cambiar este concepto con el fin de amarnos y respetarnos independientemente de cuales hayan sido nuestras vivencias con nuestros progenitores, en este caso con la madre.

Las madres en su papel lo hacen lo mejor que saben o pueden, en este sentido ninguna es perfecta y además ellas arrastran sus propios condicionamientos provenientes de generaciones anteriores; por este motivo, si quisiéramos ir hasta la raíz nunca llegaríamos, por eso el cambio de enfoque reside en ti.

La parte está en todo y todo está en la parte.

Cuando tú sanas conductas y empiezas a amarte, estás sanando el todo porque dejas de arrastrar las malas hierbas provenientes de generaciones anteriores.

Reconciliarte con tu madre es reconciliarte con lo femenino en ti y eso significa buscar tu sustento material y sobre todo amoroso y afectivo. En la medida en que te reconcilias con los aspectos relacionados con la mama interna, sanas la madre en ti y por supuesto mejoras la relación con tu madre física.

Trabajar con tu madre interna es acceder al inmenso manantial de amor y respeto por ti mismo.

Si te sientes identificado con este post, puedes comentarme tus vivencias o emociones al respecto.

60 comentarios en “El Síndrome de la madre ausente”

  1. Hola Virginia, me acabo de encontrar con es ésta entrada, en donde he podido comprender un poco las razones por las que mi madre presente – ausente me ha hecho tanto daño, no puedo decir que fuera una mala persona, pero era distante, depresiva, fría e iracunda, siento que mi vida entera ha estado fracturada por la relación conflictiva que he tenido con ella, siento que mi inseguridad, mi dependencia, mis relaciones amorosas tóxicas y enfermizas devienen de mi necesidad de encontrar a mi madre y su cariño. Estoy estudiando arte, y en mi tema de tesis decidí hablar sobre como a través del arte he podido ir sanando y explorando todo esto que me ha hecho daño, te agradecería enormemente si me recomendaras bibliografía, titulos, artículos, libros etc., que hablen precisamente de este tema de la madre que está presente pero ausente que como esto a su vez, lastima y fractura la personalidad y la forma en la que los hijos se relacionan con el mundo y con las demas personas, mil mil gracias

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Diana. Gracias por compartir. Me parece muy interesante lo que comentas acerca de que has podido ir sanando algunas de tus heridas a través del arte y es que cualquier vía de expresión que te permita expresar tus emociones y ponerte en contacto con tu inconsciente es totalmente valida y SANADORA. Con respecto a tu petición te respondo mejor por correo. Saludos!!

  2. Hola Virginia, navegando por la web me he encontrado con tu artículo y me ha parecido muy interesante. Me gustaría hablar un poco de mi para ver si me puedes echar una mano. Mi caso es que durante los 4/6 años perdí todo contacto con mi madre, de hecho, no lo recordé hasta hace unos años ( supongo que al ser un evento traumático mi mente decidió ‘borrarlo» para protegerse ). La cuestión es que ahora que he ido creciendo ( tengo 18 años recién cumplidos) me he dado cuenta de que tengo muchos problemas con mi personalidad y la forma de relacionarme. Tengo depresión y ansiedad, problemas con la autoestima ( mi madre no ayuda a esto, siempre me dice cosas que me hacen sentir mal y siento que nunca estoy a la altura), tengo problemas con mi sexualidad ( aún no sabría definirla. A diferencia de todos mis compañeros no experiencio atracción ni física ni sexual, tampoco me preocupa mucho pero he pensado que puede venir derivado de ahí ) y tengo aún mucho apego a mi objeto de transición ( un viejo osito de peluche que llevo hasta de viaje). Leyendo por Internet encontré artículos sobre esto de los objetos de transición, entre ellos uno que hablaba de la mala separación (supuestamente a los 6 el niño debe separarse del objeto pese a que se guarde) y me temo que el vacío emocional que dejó mi madre lo he plasmado en mi osito, ¿crees que puede ser así? Me da vergüenza hablar sobre ello y me gustaría deshacerme del osito pero es lo único que tengo para calmarme cuando las cosas van mal.

    Un saludo y muchas gracias,

    Alex

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Alex, te voy a dar mi opinión personal con respecto al muñeco de transición. Desde mi punto de vista no lo veo como algo negativo ni mucho menos, yo sé de muchas personas adultas que duermen con un peluche. El peluche viene a ser como una representación o extensión de tu parte más delicada, sensible o tu niña interior por ponerle un nombre especifico, por eso el hecho de abrazarle es como una forma de darte cariño, abrazarte y protegerte a ti misma. Independientemente de lo que digan las teorías, yo haría más caso al sentido común que en este caso lo que te muestra es que tener ese objeto te nutre y reconforta. En algunas corrientes de psicoterapia de corte más humanista precisamente se trabaja con estos objetos más infantiles para contactar con nuestro niño interior. Yo no me sentiría mal y no me desharía del osito al no ser que más adelante sientas hacerlo así o adquieras nuevas herramientas que te permitan reconfortarte. Espero haberte ayudado. Un fuerte abrazo.

  3. Hola, la relación con mi mamá es rara, Según mi sentir, para mi mamá yo no tengo problemas, no necesito de su tiempo, siempre hay algo más importante que mi sentir, alguien necesita más atención que yo, siempre me relega, lo entiendo soy madre de dos adolescentes, pero no por eso deja de doler hasta la médula, como me desprendo de este sentimiento de abandono; así me siento con mi mamá, mi infancia fue buena con carencias económicas, cuando creo que lo tengo dominado la prioridad de mi mamá hacia mí, por cualquier detalle me derrumbó.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Mariana, gracias por compartir tus sentimientos. Desprenderse de ese sentimiento conlleva un proceso paulatino en el que uno se permite ir comprendiendo para soltar lastre y a la vez ir sanando las heridas del pasado y por supuesto para este trabajo necesitarás de una serie de aprendizajes, herramientas y sobre todo de un fuerte compromiso. Te recomiendo que te suscribas a la web (puedes hacerlo desde aquí) en el caso de que no lo estés porque pronto voy a ofrecer una metodología por pasos que permita ir sanando estas heridas. Un fuerte abrazo.

  4. Hola Virginia, he llegado a ti no por casualidad, sino buscando una solución al conflicto que me atañe la relación con mi madre.
    Con el paso de los años y al experimentar ser madre en carne propia pude perdonar a mi madre por haber sido una madre ausente, pero muchas veces me encuentro llena de ira y rabia que no puedo gestionar.
    Al leer tu post encuentro que existe una relación estrecha entre la nutrición y la maternidad; he vivido toda mi vida a dieta, porque tengo muchísima ansiedad que solo sacio a través de la boca, comiendo a cada momento, como si tratara de tapar un vacío que nunca se llena…y por otra parte, quizás no la menos importante se me dificulta mucho encontrar una pareja.
    Gracias por ayudar a personas como yo a encontrar el camino.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Marina, gracias por compartir. La madre tiene mucho que ver con la nutrición, sin ir más lejos son las madres y no los padres las que dan de mamar a sus hijos. La nutrición tiene que ver con la alimentación física pero también emocional. Así que cualquier desorden relacionado con la alimentación nos habla de una relación conflictiva con la madre y lo femenino que deriva en una no aceptación de quien somos. Lo bueno es que eres consciente y seguro podrás ir revisando y mejorando estos aspectos. Un abrazo.

  5. Hola virginia, tu post refleja mi vida. Desde chica tuve a mis padres juntos pero mi mama vivía trabajando y mi papa tomo su rol, no tengo un recuerdo agradable con ella y hoy en día puedo decir que no la siento como mi madre. Si no más como una hermana. Estoy pasando por una etapa de mi vida con muchos desórdenes alimentarios como intolerancia a la lactosa, ansiedad y Colón irritable. También me siento muy vacía, nada me completa, nada me hace sentir al 100% bien. Por suerte decidí empezar el psicólogo y supo decirme que era lo que generaba todo esto en mi vida. Espero poder superarlo y dejar de sentir este gran vacío. Es muy triste.

  6. Tu post me dejo en claro muchas cosas, gracias. Mis papas tenian una reñacion violenta con alcohol y drogas de ppr medio. Soy hija única y veo afectadas todas las áreas de la lista. Lo malo es q lamentablemente tengo q convivir en el mismo terreno con ella y sus adicciones y provocaciones solamente aumentan el odio q siento x ella. Intente mucho intentar la armonía con ella pero me es imposible, solamente sigo lastimandome. Igual pronto conseguiré la ayuda psicológica q tanto necesito, pero lamentablemente mi problema está constantemente presente.

  7. Soy Madre de dos pequeños uno de cuatro y otro de un año de edad ninguno de los dos los tengo a mi lado por mis errores y malas decisiones pero me martiriza día con día el no verlos y estar a su lado pero por más que quiero vuelvo a caer en error tras error y más me aleja de mis pequeños que amo tanto quisiera encontrar una solución pero ya no se por donde comenzar.

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola, si te sientes perdida o no sabes que hacer, lo mejor que que pidas ayuda para indagar y tomar consciencia de los motivos que te llevan a cometer «esos errores». Ánimo.

  8. Mi madre me abandono cuando tenia 4 años, crecí con mi papá y una madrastra que me maltrataba física y verbalmente, ahora que soy adulta siento que las cosas que quiero alcanzar me cuestan demasiado y a veces me siento invisible ante las demás personas porque no me toman en cuenta, pareciera que todo tuviera que ver con ese abandono.

  9. Dra. Virginia de la Iglesia

    Una pregunta
    Este síndrome de LA MADRE AUSENTE también se aplica a los Hombres ?

    Y que afectaciones tiene en el género masculino ?

    1. Virginia de la Iglesia

      Hola Will, por supuesto, igualmente al padre le podemos sentir físicamente y/o emocionalmente no disponible; las consecuencias entre otras serán vacío, insatisfacción…

  10. Tengo 21 años y aveces lloró por las noches por la indiferencia de mi madre, ella siempre ha sido muy distante, desde que yo era pequeña me gritaba, nunca me dio abrazos ni muestras de afecto, todo lo hacía de mal humor, el darme de comer o lavar mi ropa, así que comencé a ser independiente con esas cosas como a los 8, nunca le intereso lo que me pasaba, le contaba mis problemas y me respondía mal y regañandome diciendo que no tenía tiempo o que me callara, ahora lo que más quiero es alejarme de ella, no me gusta estar cerca de ella, siento que ella tiene problemas aparte de ser acomuladora compulsiva.

    1. Virginia de la Iglesia

      A veces las madres no dan porque no tienen que ofrecer, es importante entonces, que tú te vayas dando a ti misma, poco a poco, lo que consideres no has recibido por parte de tu madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Virginia de la Iglesia Aragón como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario. Legitimación: Consentimiento del interesado.Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Virginia de la Iglesia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks . El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en psicologia.virginia@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web https://psicoelevate.com, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba