Qué es y cómo gestionar la alta sensibilidad

cómo-gestionar-la-alta-sensibilidad Las personas con alta sensibilidad son aquellas que reaccionan de forma más intensa al entorno.

Se calcula que el 20 % de la población son personas altamente sensibles.

Las personas altamente sensibles o pas poseen un sistema nervioso más refinado que les convierte en muy buenas antenas receptoras, de esta forma tienden a cargarse de información, emociones y a veces responsabilidades que no son suyas.

Índice

  1. ¿Qué es alta sensibilidad?
  2. ¿Cuales son los rasgos de las personas altamente sensibles?
  3. ¿Qué no es alta sensibilidad?
  4. ¿En qué me puede afectar tener alta sensibilidad?
    1. Consecuencias negativas de la alta sensibilidad
    2. Consecuencias positivas de la alta sensibilidad
  5. ¿Cómo gestionar la alta sensibilidad?

1. ¿Qué es alta sensibilidad?

La alta sensibilidad es un rasgo de carácter que poseen las personas cuyo sistema nervioso es más sensible o refinado.

La psicóloga Elaine Aron en su libro El don de la sensibilidad nos explica las 4 características necesarias para que una persona pueda ser considerada altamente sensible.

Estas características son:

1. Profundidad de procesamiento.

Las personas pas realizan un análisis más profundo de la información.

2. Sobre estimulación.

Los pas tienen una mayor sensibilidad ante los estímulos sensoriales y emocionales lo que hace que se sobrecarguen con más facilidad.

3. Un mayor grado de emocionalidad y empatía.

Los pas son emocionalmente intensos y empatizan con los demás sin esfuerzo.

4. Sensibilidad hacia las sutilezas.

Los pas poseen una aguda percepción que les permite apreciar los más mínimos detalles.

A continuación te comparto un test orientativo para que puedas identificar si tú también eres pas.

2. ¿Cuáles son los rasgos de las personas altamente sensibles?

A parte de los descritos anteriormente, estos son algunos de los rasgos que pueden poseer personas con alta sensibilidad:

  • Excesiva sensibilidad ante la crítica y el juicio externo.
  • Se cansan rápidamente, por lo general tienen baja energía.
  • Sensibilidad a los ambientes y lugares.
  • Sentido de la belleza y talento artístico.
  • Poseen una visión más profunda.
  • Son perfeccionistas y se frustran rápidamente ante los fracasos.
  • Necesitan un tiempo para estar a solas.
  • Entregados con los demás.
  • Capacidad de implicación cuando algo les apasiona.
  • Observadores.

3. ¿Qué no es alta sensibilidad?

A menudo confundimos tener alta sensibilidad con tener determinadas capacidades o sufrir determinados trastornos que el pas no tiene porque poseer necesariamente.

La coach Karina Zegers nos dice en su artículo que alta sensibilidad no es:

  • Poseer altas capacidades.
  • Padecer una enfermedad autoinmune.
  • Ser introvertido.
  • Ser espiritual.
  • Ser vidente.
  • Ser susceptible.
  • Tener un trastorno de la personalidad.
  • Ser hipersensible.

4. ¿En qué me puede afectar tener este rasgo?

Que la alta sensibilidad sea un rasgo de carácter no significa que no se pueda trabajar y moldear.

Sí este rasgo está mal canalizado puede pasarte factura en diferentes áreas de la vida, igualmente conocer y potenciar este rasgo en su versión más favorable puede ayudarte a llevar una vida interior y exterior más rica, plena y satisfactoria.

4.1 Consecuencias negativas

Una persona altamente sensible tiene que ser muy consciente de esta cualidad para de esta forma poder gestionar la alta sensibilidad a voluntad y no sentirse abrumado ante determinadas circunstancias o personas.

Doy por hecho que si has llegado a esta parte de la lectura es porque encajas en el perfil de pas y muchas veces te sientes abrumado por ello.

En muchas ocasiones una mala gestión de la alta sensibilidad puede desencadenar en:

  • bajo tono vital
  • cansancio
  • cambios de humor
  • fatiga crónica
  • ansiedad
  • depresión

El problema principal es que estas personas se saturan con mayor facilidad, por ello para el pas es impotantisimo conocer herramientas que le ayude a recuperar el equilibrio cuando se siente sobrepasado.

4.2 Consecuencias positivas

La alta sensibilidad bien aceptada y comprendida se convierte en una virtud que dota al altamente sensible de grandes talentos para compartir como:

1. Facilidad para empatizar con otros.

Sin duda esta capacidad facilita la ayuda y servicio hacia los demás.

Los altamente sensibles parten con ventaja para desarrollar profesiones y actividades que requieren relacionarse con el otro desde un nivel de mayor atención y comprensión.

2. Rico mundo interior.

Aunque no todos los pas son introvertidos (se calcula que el 30% de los pas son extrovertidos), por lo general la mayoría de los pas se sienten bien cuando están solos y muchas veces buscan esta soledad para recuperar de nuevo el equilibrio y reconectar con su identidad.

3. Autenticidad.

Los pas no se dejan llevar fácilmente por la corriente, si no que prefieren regirse por su verdad interior.

Ser auténtico para el pas es una forma de ser fiel a lo que dicta su corazón.

4. Desarrollo personal.

A un pas le gusta profundizar en si mismo para tratar de darle un sentido a su existencia.

Su capacidad de introspección y reflexión le facilitará enormemente esta labor.

5. ¿Cómo gestionar la alta sensibilidad?

A continuación te comparto una serie de pautas para gestionar la alta sensibilidad de una forma más favorable.

1. Aceptación.

Aceptar es tomar este rasgo como parte de ti con el fin de enraizarlo en tu ser y desde ahí mostrarlo al mundo.

2. Observación.

Observarte te ayudará a ser más consciente de tus procesos internos.

Puedes observar por ejemplo en que momentos tu alta sensibilidad hace que te desbordes ante una determinada situación o persona.

Toma nota de cuáles de tus actitudes y acciones te hacen sentir más sobrecargado.

3. Comunicación.

Expresa como te sientes con otras personas que te sean afines, hablar con otras personas pas te ayudará sentirte menos aislado y conocer más de ti a través de los otros.

4. Ser consciente de tus propias limitaciones.

Es importante una escucha activa permanente de lo que sucede en tu interior, escuchándote te darás cuenta de cuando te estás excediendo y desde ahí podrás ejercer una acción para autorregularte.

5. Darte espacio.

Darte un espacio para ti te ayudará con la sobrecarga y sobre estimulación.

Meditar, respirar, hacer ejercicio físico o pasear por la naturaleza tea ayudará a descargarte.

6. Apertura.

Conocerte y expresarte desde quien eres te ayudará a conectar de na forma más auténtica con los demás; de igual forma aceptar a los demás como son aunque no sean pas te ayudará a relacionarte mejor con ellos.

7. Modularte en tus relaciones.

Modular es adaptar tu frecuencia o tono al de la persona con la que interactúas sin que eso implique que tengas que renunciar a ser tú mismo.

Si estas indicaciones le vienen bien a cualquiera, cuando se trata de una persona altamente sensible se convierten en requisitos imprescindibles para encontrar el equilibrio en la vida diaria.

Te invito a que pongas en practica estas propuestas y recuerda que si tu alta sensibilidad te desborda, te limita o dificulta tus relaciones con los demás es importante que busques formas para comprenderla y darle una salida positiva, tu calidad de vida te lo agradecerá.

Si necesitas aprender herramientas que te ayuden a comprender y gestionar tu alta sensibilidad puedo ayudarte a través de mis sesiones online desde la comodidad de tu casa o lugar que tú prefieras.

Ir arriba